sábado, 20 de diciembre de 2014

valor del trabajo

Era verano, en el ingreso al balneario San Sebastián de Mar del Plata. El público se arrojaba desesperadamente sobre la promotora que regalaba pequeños paquetes de yerba mate. La cultura argentina tradicional de clase media-media durante la segunda mitad del siglo XX  y primeros años del siglo XXI otorgaba al trabajo un valor de dignidad contradictoria y hacían que esos mates compartidos con aquel producto adquirido de la gratuidad publicitaria fueran disfrutados con un sabor diferente al obtenido como producto del trabajo personal.


La antigua pregunta ¿qué valor tiene el trabajo de muchos para el mantenimiento ocioso de unos pocos? ha mutado en nuestros días a ¿qué valor tiene el trabajo de muchos para el sostenimiento ocioso de otros muchos?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario