jueves, 20 de agosto de 2015

arte y conocimiento




"Afirmar el carácter cognitivo del arte quiere decir no sólo conceder al arte algo que, en el fondo, le interesa poco, sino también desplazar hacia sus ámbitos problemas que le son extraños: la filosofía acaba por encontrar en el arte nada más que a ella misma. En las estéticas de orientación cognitiva, la filosofía no realiza el esfuerzo de comprender algo que no sea ella misma, sino que es ella misma lo que investiga y encuentra. La autorreferencialidad y la circularidad parecen constituir su subrepticio presupuesto, Mientras hablan de otro asunto, no hacen sino hablar de sí, porque, en el fondo, consideran que el auténtico conocimiento radica en el autoconocimiento. De ello deriva que la verdad de las artes no reside en ellas mismas, sino en la filosofía a la que le toca el turno de interpretarlas; así, el pensamiento filosófico se convierte en portador de una verdad a la que el arte no llega por sí solo o, al menos, de la que no puede ser plenamente consciente sin la ayuda de la filosofía. Tras la apariencia de una celebración se acaba, por tanto, poniendo en evidencia una carencia."

Mario Perniola, La estética del siglo veinte

No hay comentarios.:

Publicar un comentario